Noticias y Actualidad

Home Noticias Cruz Blanca Técnicas poco invasivas para el tratamiento de cálculos renales

Técnicas poco invasivas para el tratamiento de cálculos renales

Jueves, 28 Marzo, 2019 Comentarios

La Unidad de Urología de Creu Blanca ha empezado a aplicar técnicas mínimamente invasivas para el tratamiento de cálculos renales de gran tamaño o que producen síntomas.

Los cálculos o piedras renales son masas duras que se desarrollan a partir de cristales que se encuentran en la orina dentro del tracto urinario. Dependiendo del tamaño y el grosor de la piedra, la expulsión será más o menos dificultosa, siendo necesaria la intervención quirúrgica en los casos más extremos. A menos que la piedra sea clínicamente insignificante y por tanto su tamaño lo suficientemente reducido para expulsarla por la orina sin dificultad ni dolor, la litiasis es una enfermedad que requerirá algún tipo de tratamiento, ya sea para ayudar a expulsar el cálculo por vía natural o para retirarlo directamente del lugar donde está ubicado.

El tratamiento de la litiasis renal, persigue tres objetivos: evitar su producción, resolver la litiasis existente evitando sus posibles efectos adversos y prevenir la reaparición de la misma. El Dr. Juan Manuel Villamizar, urólogo de Clínica Creu Blanca nos explica las terapias que se aplican en Creu Blanca para esta dolencia.

La Terapia Médica Expulsiva es la que intenta la expulsión del cálculo por la vía natural. Si el cálculo es muy pequeño hay un 95% de posibilidades de que se expulse en las siguientes 6 semanas. Asimismo hay dos situaciones que favorecen la eliminación del cálculo: que esté cerca de la vejiga y que sea lo más pequeño posible. Esta terapia se utiliza tanto para los cálculos asintomáticos como para los que producen cólico renal. Para los cálculos que provocan síntomas dolorosos y son de gran tamaño, se aplicará la llamada terapia activa de cálculos. Este tipo de terapia la engloban tres técnicas con distintos enfoques y procedimientos:

La Litroatricia extracorpórea para cálculos renales y ureterales

Consiste en romper la piedra desde el exterior del cuerpo con ondas de choque. Son pulsos cortos de ondas de sonido de alta energía dirigidas al cálculo a través de la piel. El cálculo absorbe la energía de las ondas de choque y esto hace que se rompa en trozos más pequeños. Seguidamente los fragmentos del cálculo se eliminan con la orina. Esta técnica tiene un porcentaje de éxito del 90%.

Nefrolitotomía percutánea

Es una cirugía para extraer los cálculos renales directamente del riñón mediante un nefroscopio bajo anestesia general. La ventaja de esta técnica es que se pueden extraer cálculos muy grandes de una sola vez. Solo debe considerarse si el cálculo es mayor de 2 centímetros y no se ha desplazado al uréter.

Ureteroscopia

Consiste en introducir un endoscopio pequeño en la vejiga a través de la uretra sin realizar ninguna incisión en el cuerpo para extraer. Se puede hacer bajo anestesia general o local. Las tasas de éxito son muy altas y el riesgo de complicación es muy bajo.

Determinar cuál es el mejor tratamiento depende de muchos aspectos, pero el factor más importante son los síntomas que provoca el cálculo. En los casos asintomáticos es necesario recibir tratamiento activo si el cálculo sigue aumentando de tamaño, si existe una infección o si existe riesgo de formar otro cálculo, algo que nos determinará la prueba de Evaluación Metabólica.


Comenta esta noticia